Empresas sostenibles: Así de simple



Las empresas que persiguen un futuro brillante no piensan únicamente en su éxito económico. También se concentran en la sostenibilidad. Este término, tal como lo conocemos hoy, data de un informe de la Comisión de Medio Ambiente y Desarrollo de las Naciones Unidas de 1987. En él se define el desarrollo sostenible como “aquel que cubre las necesidades presentes sin comprometer las necesidades de las siguientes generaciones”.

Sin embargo, un negocio sostenible no es solo aquel que protege el medio ambiente, sino el que tiene una aproximación holística a la gestión cuidadosa de los recursos del mundo. Se trata de compromiso con la calidad de vida de los empleados, los socios, los clientes y la ubicación actual y futura.

Esta comprensión holística de la sostenibilidad está también presente en la expresión “emprendimiento sostenible”. La sostenibilidad se declara como parte de la responsabilidad corporativa. Las empresas no sólo deben apoyar las metas sociales y ecológicas con sus beneficios, sino que la forma de obtener esos beneficios debe ser también sostenible.

La sostenibilidad hace crecer la innovación

Los nuevos modelos verdes de negocio están cambiando la economía. Idealmente, las empresas convencionales serán desplazadas del mercado por procesos y productos sostenibles. Las PYMEs, en particular, tienen una gran oportunidad competitiva de crear productos sostenibles, procesos innovadores y comprometerse en prevenir el cambio climático.

En las empresas innovadoras su carácter se extiende a toda la organización, no solo en términos ecológicos y sociales. No entienden la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) como otra tarea más de la que ocuparse, sino que la estrategia de sostenibilidad se extiende a todas las áreas de la empresa, desde administración a producción, desarrollo de producto o el laboratorio.

Una estrategia de sostenibilidad en seis pasos:

  1. Analizar qué recursos estamos consumiendo, en qué grado y en qué áreas de la empresa (punto de partida).
  2. Establecer qué factores influyen en el uso de esos recursos.
  3. Registrar las medidas actuales de ahorro, reducción y compensación y reconocer dónde no estamos haciendo todo lo posible.
  4. Definir metas: Por ejemplo, reciclar el material un 30% más, utilizar un 50% menos de material en la oficina o hacer formación sobre gestión de compras sostenible.
  5. Intensificar las medidas existentes y tomar nuevas medidas.
  6. Poner en marcha las medidas, medir su eficacia, alcanzar las metas y definir metas nuevas.

 

Cinco consejos para convertirse en una empresa sostenible

Incluso antes de establecer una estrategia, todos en la empresa pueden hacer algo. Y queremos decir todos, ya sean responsables, empleados o becarios. Hay tres métodos especialmente efectivos para alcanzar metas de sostenibilidad: ahorro, reducción y compensación. Es fácil descubrir las posibilidades dándose un paseo por la empresa.

 

1. Ahorro de energía

Basta un análisis crítico del consumo eléctrico durante un día laborable para descubrir muchos elementos que producen un innecesario gasto de energía. En la mayor parte de los casos hay soluciones disponibles:

  • Utiliza la luz del día
  • Instala LEDs
  • Apaga las luces cuando no queda nadie en la sala
  • Cinco minutos de buena ventilación son mejores que un rato largo con la ventana abierta en los días de calor
  • Apaga los monitores, incluso en los descansos para ir a comer o durante las reuniones
  • No utilices el modo stand-by
  • Apaga los ordenadores cuando hayas terminado de trabajar
  • Pon en marcha el lavaplatos sólo cuando esté lleno, y utiliza el modo eco

 

2. Ahorro de recursos (reducir y reusar)

No se trata sólo de la energía, sino que también el consumo de papel, embalajes y agua afectan al medio ambiente y a la huella ambiental de la empresa. E igual de importante es comprobar la producción de residuos y materiales peligrosos en los procesos de fabricación. Los siguientes puntos pueden darte nuevas ideas para ahorrar recursos:

  • Reuniones sin papel
  • Sólo avisos electrónicos
  • Imprimir menos
  • Envíos de impresión colectivos, en lugar de arrancar la impresora cada vez
  • Recoger materiales para su reciclado
  • Reducir el consumo de agua, utilizando agua de lluvia

 

3. Movilidad responsable con el clima (reducir y compensar)

Cada viaje en coche, camión o avión daña el medio ambiente. Si quieres tener un negocio sostenible, hay cambios que puedes hacer rápida y fácilmente:

  • Promueve la compartición de coches
  • Utiliza la bici o el transporte público
  • Utiliza el tren mejor que el avión, especialmente para los viajes dentro de tu propio país
  • Prefiere las video conferencias a los vuelos o, si es imprescindible viajar, procura compensar el daño del viaje
  • Contrata mensajeros que utilicen bicis
  • Transporta mercancías por ferrocarril mejor que mediante camiones
  • Promueve la e-movilidad en la flota de vehículos de la empresa

 

4. Crear equilibrio (compensar)

A pesar de nuestros mejores esfuerzos, siempre hay procesos que aún no pueden evitar causar daños al medio ambiente. En estos casos, es importante compensar para equilibrar el efecto negativo. Desde hace ya bastantes años, existen leyes que exigen a las empresas constructoras que equilibren su impacto en la naturaleza. Se traslocan animales, se establecen biotopos y se replantan zonas verdes.

BeoPlast, la primera empresa alemana del sector del automóvil que está libre de emisiones de CO2, planta árboles frutales para compensar su uso de argón en sus procesos de producción. La cuestión crítica es beneficiar al medio ambiente al menos en la misma medida en que ha sido perjudicado por nuestra actividad.

Konica Minolta ha trabajado muy duro sobre la cuestión de cómo reducir el impacto ambiental causado por la impresión. Además de una mejora continua de sus productos, la empresa ha participado desde 2015 en el programa Enabling Carbon Neutrality, en cooperación con ClimatePartner. Los clientes de Konica Minolta pueden hacer que su impresión sea responsable con el medio ambiente invirtiendo en proyectos ambientales para restaurar el equilibrio.

 

5. Trabaja de forma responsable con el clima (emisiones cero)

Naturalmente que hay industrias que requieren cantidades ingentes de energía y recursos. Konica Minolta Europa ha demostrado al sector de la impresión que, incluso bajo esas condiciones, hay formas de ser sostenible. Sus oficinas centrales en Hanover disponen de un certificado de neutralidad climática desde principios de 2018.

Toda la empresa se comprometió en 2009 en una estrategia de sostenibilidad a largo plazo. En 2050, Konica Minolta quiere reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 80%, comparados con los niveles de 2005.

Sus oficinas centrales se han convertido en pioneras en alcanzar esta meta. Por un lado, los empleados han encontrado la forma de evitar consumo de energía. Por otro, Konica Minolta invierte en energías renovables y agua potable. Estos proyectos, certificados por ClimatePartner, compensan su impacto ambiental.

 

La sostenibilidad necesita muchos compañeros comprometidos

En la Conferencia de Cambio Climático de las Naciones Unidas, celebrada en París en diciembre de 2015, prácticamente todos los países del mundo estuvieron de acuerdo en firmar su intención de reducir masivamente sus emisiones de CO2 para 2050. El objetivo de esta medida es mantener el calentamiento global por debajo de 2°C, comparado con la temperatura antes de la Revolución Industrial.

Está claro que esta meta necesita el apoyo de las personas y de las instituciones, pero más que nada de las empresas y la agricultura. Todos podemos contribuir, como consumidores, como ciudadanos, como empleados, como autoridades y como empresas.



Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *